Osteopatía

¿Para qué sirve la osteopatía?

Comencemos con lo más importante, ¿Que es la osteopatia? Se trata de una medicina completamente manual, la cual se encarga de tomar tu cuerpo como un todo. Básicamente se basa en que los sistemas de tu cuerpo se encuentran relacionado, por lo tanto, los diferentes trastornos que se puede llegar a tener en X sistema, afecta a los demás. En susodicho caso, la osteopatia brinda una solución a esto.

Es importante que, tanto el tratamiento como el diagnóstico, se realice por un profesional osteópata ¿No sabes que es un osteopata? Es el médico en cargado de manipular a la perfección el tratamiento. En caso de que busques un tratamiento completamente natural, asegúrate que la osteopatía te dará unos resultados excelentes.

El creador de dicho tratamiento es el médico Andrew Taylor Still, estadounidense. Se basó en lo siguiente: Todas las enfermedades se debe a la alteración estructural del músculo, órgano hueso y otros tejidos del cuerpo.

Los inicios de esta medicina fueron en el siglo XVIII. Como te dije anteriormente, se basa en que absolutamente todos los sistemas de tu cuerpo se encuentran relacionados. Por lo tanto, si un trastorno se lleva a cabo en un solo sistema, afectará a los otros sí o sí. Este tratamiento ofrece una solución a ello.

Esta disciplina que reside en la visualización holística del cuerpo del humano, comprendiendo de este una unidad y no un conjunto individual de estructuras y órganos. Comenzando de esta información, los médicos profesionales encargados de llevar a cabo este tratamiento (osteópatas) hacen que dichos tratamientos brinden alivio a la dolencia, gracias a la recuperación sobre el equilibrio orgánico.

A dicho concepto se le adjunta la aplicación de homeotasis. Es decir, la propiedad que tienen los organismos vivos para llevar una condición completamente estable, logrando una compensación en los intercambios del metabolismo (internos y externos). Un ejemplo claro es la autorregulación de los niveles o temperaturas corporales pH.

Al fin y al cabo, ¿para que sirve la osteopatia? Sirve como una herramienta para preservar las funciones orgánicas en actividad (Músculo esquelético, sistema linfático, sistema nervioso, sistema respiratorio, sistema cardiovascular, etc)

¿A quién se le indica el tratamiento?

El uso del concepto se recomienda para una gran variedad de alteraciones orgánicas y trastornos. A continuación te las dejaré una por una:

  • Trastorno del sueño ansiedad estrés, cansancio generalizado, vértigos, fatiga, etcétera.
  • Post operatorios.
  • Pediatría.
  • Obstetricia
  • Trastornos neuronales: Neuralgia trigeminal, cefaleas de diferentes orígenes, migrañas tensionales.
  • Sistema respiratorio: Bronquitis, tos, asma, etc.
  • Genito – Urinarios: Amenorrea, cistitis, dismenorrea, menopáusicos trastornos, incontinencia, etcétera.
  • Digestivo: Meteorismo gases, estreñimiento, gastritis, hernia de hiato, color irritable.
  • Músculo – esqueléticas y osteo – articulares: Contracturas, esguinces, tendinitis, radiculopatía (diminución de la sensibilidad), dolores gracias a la dismetría estructural (miembros de diferentes tamaños) y demás.

Trabajo del osteópata

La primer visita al profesional de este tratamiento demora alrededor de una hora – hora y media, ya que solamente realiza un diagnóstico. Dicho profesional hace un test manipulando el cuerpo y comprobando el estado general, la incorrección o corrección estructural que tienes; esto lleva bastante tiempo. Posteriormente a culminar con la visualización del cuerpo, el médico llega a la conclusión por qué razones y dónde se originan las dolencias, para poder trabajar sobre el área.

Las demás consultas que hagas serán mucho más rápidas, debido a que el profesional solo se centrará en el origen del problema. No obstante, es recomendable y probable que en todas las visitas se realice un repaso general, examen, recoloque y estire el organismo.

Técnicas

El osteópata aplica diferentes técnicas dependiendo el tejido a trabajar:

  • Osteopatía sacro-craneal: Dicha técnica ayuda a la movilidad que tiene el líquido cefaloraquídeo. Debido a diferentes problemas estructurales, véase traumatismos, tensión, incorrecta colocación postular o contracturas, los nervios craneales y demás tejidos se ven afectados.
  • Osteopatía visceral: La técnica ayuda a la funcionalidad y movilidad de las vísceras. Estas pueden verse dañadas por diferentes adherencias.
  • Osteopatía estructural: Técnica empleada para solucionar las disfuncionalidades del esqueleto y los músculos.

Ya sabes que trata la osteopatia, quien se encarga de llevar a cabo este tratamiento. Si tienes alguna dolencia anteriormente nombrada, ya sabes a donde acudir.

 

La Osteopatía, en las lesiones mandibulares

Toda lesión o subluxación de una articulación es una composición de todas las variaciones de lesiones, individuales o agrupadas (Según Fryette). Están provocadas por un factor, mecánico o no, que predispone a la enfermedad que el paciente sufre en ese momento.

Hay muchas definiciones, más sencillas, más complejas pero al fin y al cabo todas llevan a decir lo mismo. Para hacerlo más sencillo digamos que cualquier pérdida de movilidad o funcionalidad de una articulación o varias provocan unos desajustes en el organismo que pueden desembocar en distintas dolencias y patologías. La osteopatía se encarga de devolver esa funcionalidad.

Aunque manipulaciones de articulaciones hay pruebas desde la época de los faraones de Egipto fue Andrew Taylor Still el que en 1892 fundó la primera escuela de Osteopatía en Estados Unidos después de observaciones y trabajos sobre anatomía.

Desde entonces hasta ahora la Osteopatía ha evolucionado y mientras que en Estados Unidos estas terapias están reconocidas desde hace más de un siglo no ocurrió lo mismo en Europa hasta hace casi dos décadas donde en numerosos países como Francia y Alemania han introducido la Osteopatía. En España poco a poco van siendo reconocidas y muchos médicos y fisioterapeutas han adoptado a la Osteopatía como ayudante en sus terapias de rehabilitación.

La osteopatía no trata, salvo en casos muy específicos, las lesiones aisladamente, se busca la relación que existe entre todas las estructuras del cuerpo humano ya sea relación articulación-musculatura-órgano, ya sea entre conjunto de articulaciones o de cadenas musculares en general. Al individuo se le trata en conjunto, un osteópata al tratar un problema en la ATM no olvidará revisar qué problemas puede tener el paciente a nivel cervical y viceversa.

Las técnicas que se realizan en osteopatía son numerosas, agrupándose en cuatro tipos:

  1. Técnicas respiratorias. El terapeuta movilizará una articulación con la ayuda de la respiración del paciente y los movimientos se realizan en la fase de espiración movilizando con suavidad la estructura hasta encontrar una nueva barrera. Primeramente en estos casos la articulación que estemos tratando la movilizaremos en sentido de lesión para luego facilitar el movimiento en el sentido en el que está restringida la movilidad.
  2. Técnicas miotensivas. Estas técnicas se realizan igual que en la anterior con la diferencia de que el paciente en fase de inspiración realizará un movimiento suave contra-resistencia para agotar la musculatura, y así en la fase de espiración en la que el paciente relajará, conseguir avanzar en la movilidad articular. También se realizará primeramente en sentido de lesión para luego facilitar el sentido de corrección. Estas técnicas están contraindicadas en pacientes que padezcan cualquier proceso o enfermedad degenerativa.
  3. Técnicas estructuradas. Se realiza directamente en sentido de corrección. El paciente debe realizar dos ciclos respiratorios, en el primero durante la fase de espiración el terapeuta llega a la puesta en tensión previa a la tracción, para realizar esta en el final de la espiración del segundo ciclo. No se pueden realizar estas técnicas en pacientes que padezcan un proceso o enfermedad degenerativa ya sea artrosis, osteoporosis, espondilitis, espondiloartrosis, etc.
  4. Movilizaciones mediante el MRP (movimiento respiratorio primario). El terapeuta podrá movilizar cualquier estructura articular en el cuerpo con ayuda del MRP del cual hablaremos más adelante. Estas técnicas se realizan principalmente en osteopatía sacro-craneal, pero también pueden ser usadas en cualquier otra articulación del cuerpo si es necesario, como puede ser en el caso de un bebé, o pacientes con algún tipo de minusvalía psíquica.

Todas estas técnicas salvo las movilizaciones mediante el MRP y según qué articulación tratemos pueden realizarse directas, en el caso de que se actúe directamente sobre la articulación a tratar; semidirectas, en el caso de que tengamos que emplear el movimiento de otra zona del cuerpo (miembros inferiores, superiores, cabeza) a modo de palanca.
Es obvio decir que previo a la manipulación es necesario realizar un exhaustivo diagnóstico de las lesiones que vamos a tratar, al igual que hacer un buen tratamiento del tejido blando; no olvidemos que la osteopatía trata el conjunto del individuo y si tratamos una lesión mecánica articular sin haber tratado las cadenas musculares que pueden estar provocando restricción de movilidad el tratamiento no será efectivo.

Lesiones osteopáticas en ATM

La ATM es un elemento funcional bilateral que actúa equilibrando el cráneo sobre la columna cervical, la relación muscular entre las tres estructuras es muy estrecha y como sucede en el resto del cuerpo, todo guarda relación. Nada funciona sin solicitar ayuda de zonas anexas, una lesión cervical puede afectar a la mecánica de la ATM y viceversa. En el primer caso, el factor postural a nivel cervical radica en disfunciones en ATM. La ATM en una fase postural normal no es una articulación de carga de peso, pero una mala oclusión dental o el mal estado de la dentición puede provocar una sobrecarga articular y provocar chasquidos, rechinar o bruxismo. Con el paso del tiempo terminarán afectando el equilibrio que forman columna cervical, cráneo y mandíbula.

La ATM tiene dos tipos de movimiento, en bisagra y por deslizamiento. El movimiento de bisagra se refiere al deslizamiento que sufre el maxilar inferior hacia delante, hacia el tubérculo temporal. Paralelamente a este movimiento se produce el de deslizamiento. Los músculos pterigoideos externos actúan sobre la articulación para que cada uno de los dos vientres que lo componen tiren del menisco y pueda realizar los dos movimientos, visagra y deslizamiento, de manera sincronizada.

La disfunción de la articulación podemos observarla cuando se produce la apertura y cierre de la boca con desviaciones laterales. La disfunción puede ser unilateral, bilateral y no necesariamente tiene que ir acompañada de dolor.

Si el paciente no puede realizar una apertura suficiente de la boca como para introducirse los dedos índice, medio y anular en sentido vertical, nos encontramos con una limitación de la ATM. Introduciendo el dedo meñique de cada manos en los conductos auditivos externos podremos seguir el movimiento articular mientras el paciente realiza la apertura y cierre de la boca. Atrapando la barbilla lateralizaremos el maxilar inferior de un lado al otro buscando alguna restricción de movilidad que nos confirme una subluxación anterior o posterior, con una posible afección de meniscos.
Realizaremos una palpación de toda la musculatura relacionada con la ATM para buscar puntos dolorosos que luego trataremos, son los puntos gatillo. Complementariamente el paciente realizará aperturas y cierre de la boca, observaremos y palparemos restricciones musculares.

Debemos comprobar también si hay disfunción el trigémino, quinto nervio craneal que inerva el masetero y temporal. Realizaremos la prueba del reflejo mandibular colocando dos dedos en el mentón del paciente y con una apertura no forzada de la boca golpearemos con el martillo. Si el reflejo no obliga al paciente a cerrar la boca o si el cierre es muy ligero nos encontramos ante una disfunción del quinto nervio craneal.

Musculatura

En la pérdida de amplitud en la apertura de la boca influyen temporal y masetero; el temporal se inserta en la apófisis coronoides de la mandíbula, el masetero abarca desde el arco cigomático al ángulo externo de la mandíbula. Los dos músculos son los principales elevadores de la mandíbula. El temporal además realiza la retropulsión de la mandíbula cuando esta adelantada y participa en los desplazamientos laterales.

En las restricciones laterales del maxilar inferior influyen pterigoideo lateral y medio que se insertan en la superficie interna de la mandíbula. La antepulsión de la mandíbula es realizada también por estos músculos.

Otros músculos que participan en la masticación y que pueden influir en la estática de la ATM son los suprahioideos (digastrio, geniohioideos y milohioideo) que también están inervados por la rama motora del trigémino.

Sobre otras estructuras de sostén como son los ligamentos no actuaremos directamente, cualquier disfunción ligamentaria estará muy relacionada con las restricciones a nivel articular salvo en alguna lesión traumática. El ligamento lateral temporomandibular es probablemente el más importante, que refuerza lateralmente la cápsula articular e impide la retropulsión mandibular.

Etiología en disfunción ATM

A nivel local podemos encontrar:

  • Artritis.
  • Procesos degenerativos.
  • Luxaciones.
  • Traumatismos.
  • Prótesis dentales inadecuadas, extracciones dentales, pérdida de piezas dentales.

Factores indirectos:

  • Neuralgias del trigémino, nervio facial
  • Mala oclusión dental
  • Lesión mecánica cervical, sobre todo desde occipucio a C4, pudiendo influir el resto de cervicales por compensación.
  • Factores emocionales que provoquen bruxismo o una presión excesiva entre los maxilares tanto en situaciones de estrés como durante el sueño
  • Tortícolis, debilidad o espasmo muscular a nivel cevical
  • Lesiones mecánicas craneales a nivel de temporal, maxilar superior, pudiendo influir cualquier otro de los huesos del cráneo por compensación
  • Factores congénitos

Los síntomas a nivel local que podemos encontrar, algunos ya mencionados anteriormente, pueden ser: dolor en la palpación o en el movimiento, chasquidos, desplazamientos laterales al producirse la apertura de la boca.

Síntomas a nivel periférico que puedan hacernos sospechar de una lesión en ATM pueden ser: dolor suboccipital, en los maxilares, en temporal, frontal, encías, dientes, musculatura cervical y ojos; acúfenos, hipoacusia, taponamiento de oídos, otitis que no se recuperan con tratamiento vía oral, dolor en los ojos, etc.

5 Ejercicios para la Lumbalgia

La lumbalgia es una de las causas más comunes de las consultas en los centros de atención y en los centros de fisioterapia. Generalmente, este tipo de dolores que se vuelven crónicos, no son tratados con fármacos porque no tienen resultados a largo plazo.

Por lo que una de las recomendaciones más importantes es hacer ejercicios para el dolor de espalda, combinados con buenos hábitos de postura, y movimientos; se puede vivir sin el dolor que tanto aqueja.

A continuación se presentarán 5 ejercicios para lumbalgia que son eficaces:

Estiramiento de Glúteos

estiramiento de gluteos

En este primer ejercicio para estirar la espalda, debe comenzar acostado boca arriba y con las piernas flexionadas, a continuación, debe llevar una rodilla a su pecho, haciendo presión con sus manos y mantenerse 5 segundos. Debe hacerlo 20 veces, intercambiando las rodillas.

La inhalación debe hacerse por la nariz cuando baja la pierna, y la exhalación por la boca cuando la sube.

Acoplamiento Lumbar

Para este ejercicio debe estar boca arriba y estirar sus piernas. A continuación, flexione una de sus piernas y lleve la rodilla hacia el lado opuesto, sosteniéndola con el brazo contrario, formando una diagonal. Debe mantener este estiramiento al menos por 3 segundos; y hacer 5 repeticiones con cada pierna.

Estiramiento del Piramidal

estiramiento piramidal

El comienzo es tumbado hacia arriba con las piernas flexionadas, y formando un ángulo de 90°, apoyando los pies contra una pared. Como paso siguiente, debe cruzar una pierna sobre la otra, apoyando el pie sobre su muslo contrario.

Mantenga esa posición por al menos 30 segundos y repita 5 veces con cada pierna.

Rezo Mahometano

Es otro de los ejercicios de estiramiento de espalda para la lumbalgia, la posición inicial es sentado y poniendo en el suelo sus talones.

Luego camine con sus manos hacia adelante, lo más que pueda hasta estirar sus brazos hacia adelante; sin despegar sus talones de los glúteos. Debe mantenerse en esa postura durante aproximadamente entre 10 y 15 segundos. Procure repetir el ejercicio de estiramiento 10 veces.

Estiramiento de Isquiotibiales

estiramiento isquiotibiales

En el último de los ejercicios para los estiramientos espalda, para iniciar, debe acostarse boca arriba, flexionando las piernas. Debe tener una banda elástica o también puede usar la funda de una almohada.

Ponga el pie en el centro de la cinta y agarre los extremos con sus manos, para que quede estirada. Lleve la pierna que está sobre la cinta hacia usted, lo más que pueda. La rodilla debe estar extendida, no puede flexionarse en ningún momento. Mantenga esa posición durante alrededor de 30 segundos, y haga 5 repeticiones con cada una de sus piernas.

Ejercicios para Fortalecer la Espalda

Ahora, que ya dejamos los estiramientos, vamos a ver los ejercicios para fortalecer espalda.

Piernas al Pecho

piernas pecho

Comenzaremos con uno de los simples ejercicios fortalecer espalda, nuevamente, acostado boca arriba y con sus piernas flexionadas, debe llevar sus rodillas hacia su pecho; presionarlas con las manos y mantenerse así durante unos 5 segundos.

Debe hacer 20 repeticiones, debe expulsar el aire por la boca cuando levante las piernas e inhalarlo por la nariz cuando las baja.

Círculos

La posición inicial es boca arriba, teniendo las piernas flexionadas y agarrando sus rodillas con sus manos, evitando que los pies toquen el suelo.

En esa posición, debe hacer círculos con sus rodillas, de manera lenta; repitiendo 10 veces, y alternando la orientación de los círculos.

Piernas en Zigzag

piernas zigzag

Para iniciar estos ejercicios para fortalecer la zona lumbar, debe tumbarse hacia arriba, flexionar las piernas y formar una cruz con sus brazos.

Luego, debe llevar sus rodillas hacia un lado, bajando hasta donde pueda. Manténgase así por 5 segundos, vuelva a la posición inicial y lleve sus rodillas hacia el lado opuesto.

Debe hacer 20 repeticiones de cada lado, expulsando el aire cuando lleve sus rodillas al costado, por la boca; e inhalando por la nariz cuando vuelve a la posición inicial.

La Medusa

Este es uno de los ejercicios para fortalecer la espalda lumbar que tiene mayor eficacia; se realiza en una piscina, también puede hacerlo en una bañera.

Debe ponerse boca abajo y flotar, debe usar gafas de agua y un tubo para poder respirar. Flexione sus piernas y abrácelas con sus brazos, simulando la posición fetal.

Mantenga esa posición de relajamiento durante 20 o 30 segundos y luego estire sus piernas completamente, al igual que sus brazos. Repita el ejercicio 3 veces.

Como puede ver, estos ejercicios tanto de estiramiento como de fortalecimiento, son muy sencillos de hacer; y tienen un impacto positivo en el dolor lumbar. No es necesario que siga conviviendo con ese dolor crónico que tanto lo afecta, y prácticamente reduce su vida a unos pocos movimientos.

Cuando el dolor de espalda se vuelve crónico, es un sufrimiento constante, y usted puede recobrar su vida sin ningún tipo de inconveniente, sin fármacos ni tratamientos invasivos; solo con rutinas de ejercicio saludables, eficaces y sencillas.

Le deseamos mucha suerte.

La Osteopatía, ¿ Para que sirve… ?

La osteopatía es un medio de detectar y tratar partes dañadas del cuerpo como músculos, ligamentos y órganos.

La osteopatía, junto con un buen tratamiento del tejido blando, soluciona muchas dolencias como ciáticas, lumbalgias, tensiones musculares, dolores cervicales, dolores de cabeza, esguinces, luxaciones, etc, estas y otras patologías provocadas por los desajuste mecánicos a los que nos lleva la vida sedentaria, falta de ejercicio o algún traumatismo.

En muchos casos la osteopatía consigue retrasar y a menudo evitar la intervención quirúrgica. Cuando hay hernias discales, cervicales y lumbares, o en patologías de rodilla, se suele conseguir desplazar la propuesta quirúrgica.

Aunque no hay que descartarla para los casos más extremos. De todas formas en muchos países de Europa es habitual que los médicos propongan la osteopatía antes que la cirugía

El Osteópata

El osteópata está preparado para buscar las causas del dolor y tratar al paciente utilizando una gran variedad de técnicas de manipulación. Todas las técnicas son manuales.

Estas pueden incluir tratamientos sobre músculos y tejidos conectivos, ajuste del movimiento de estructuras viscerales mediante la osteopatía visceral o recurrir a la terapia sacro-craneal para tratar cefaleas.

Una vez realizado el diagnóstico funcional, el osteópata tratará al paciente con las técnicas más adecuadas al problema y a las características del paciente.

  • Técnicas estructurales osteo-articulares: se actúa directamente sobre la estructura con maniobras directas, previo tratamiento muscular de la zona.
  • Técnicas viscerales: se trabaja con movilizaciones sobre vísceras y diafragma.
  • Técnicas sacro-craneales: se movilizan las estructuras craneales y se trabaja sobre el movimiento del Líquido Cefaloraquídeo.