Osteopatía Sacro-Craneal 

¿ En que Consiste?

La osteopatía craneal nace en EEUU, el doctor Sutherland (1873-1954) descubrió en 1939, que los huesos de la cabeza tenían cierta movilidad, basado que los huesos del cráneo no están soldados sólidamente sino que hay un micromovimiento o flexibilidad a través de las suturas óseas en que se separan los huesos.

Se puede percibir como una sutil movilidad o marea, en todo el cuerpo, formando lo que llamó el “Mecanismo respiratorio primario” o MRP.

Mecanismo Respiratorio Primario

Todos estamos familiarizados con el ritmo respiratorio y cardíaco, pero no con el ritmo craneal. Posando las manos en diferentes partes del cuerpo, el osteópata cráneo-sacral ha aprendido a sentir e interpretar este ritmo, que es más sutil y está en la esencia del cuerpo.

Este ritmo, consiste en unas pulsaciones por ondas (de 6 a 12 ondas por minuto) causadas por la rítmica producción y reabsorción del líquido cefalorraquídeo (fluido cerebroespinal). Este líquido, claro e incoloro, es producido en los ventrículos del cerebro y circula por la membrana dural, que rodea interiormente los huesos de la cabeza, bajando por el interior de la médula espinal hasta el sacro y volviendo de nuevo por la médula espinal hasta el cerebro, siendo gradualmente reabsorbido por el sistema venoso.

Esto produce un cambio rítmico de tensiones a nivel de los diferentes huesos del cráneo, y, una movilidad involuntaria del sacro entre los iliacos.

Este es el motivo por el cual los huesos del cráneo y el sacro son flexibles y aceptan cierta deformación, articulándose por medio de suturas.

Tratamiento

Es posible devolver la normalidad a todas estas estructuras mediante la osteopatía craneal, son técnicas que requieren de una gran concentración y de una sensibilidad especial por parte del terapéuta ya que los movimientos son muy sutiles.

Se realizarán trabajos sobre puntos fisiológicos importantes del cuerpo y manipulaciones de los huesos del cráneo que desbloquearán y favorecerán el movimiento.

Esta terapia es tan suave como efectiva , siendo segura y aconsejada para personas de todas las edades, desde adultos a niños o bebés, así como recién operados.

Patologías que se pueden tratar

Cuando ciertas partes del cuerpo no se mueven rítmicamente en respuesta al ritmo flexión-extensión del sistema, podemos saber que estas zonas son áreas problemáticas del cuerpo.

Algunas patologías en las que más comúnmente se aplica la terapia Sacro-Craneal son cefaleas, migrañas, dolores y problemas de espalda, tensión muscular, problemas articulares, oído o vista, digestivos, sinusitis y neuralgias faciales, estrés, ansiedad, cansancio crónico, pérdida de concentración, dificultad de aprendizaje en niños, problemas emocionales o alteraciones del sistema inmunológico.

Si no hay una patología concreta, la terapia nos ayuda a eliminar tensiones y bloqueos y a vivir más plenamente, aumentando la vitalidad corporal.